Press "Enter" to skip to content

Voluntarios veteranos recogen suministros y dinero para las tropas ucranianas en el frente

Noticias relacionadas

  • Mykola Doroshko: «Si Putin invade Ucrania, lo hará por Bielorrusia»
  • Kiev no espera a la diplomacia y envía misiles a la frontera
  • Los vecinos de Ucrania se hartan de esperar a la UE y a Alemania y empiezan a ayudar militarmente a Kiev

La plaza de Jarkov es la sexta más grande de Europa. En una esquina, frente a la congestionada calle Sumskaya se encuentra una gran carpa con los colores de la bandera de Ucrania, las letras de la pancarta dicen «Todo para la victoria». La carpa ha estado en funcionamiento desde el inicio de la guerra instigada por Rusia con la ocupación de Crimea en 2014.

Los encargados de gestionarlas son civiles voluntarios que se encargan de recoger objetos de primera necesidad para enviar a las tropas en el frente: ropa, medicinas, comida y dinero. Además de cartas escritas por niños jarkovitas y libros con historias felices para subir el ánimo a los que defienden el país.

Hoy se encuentra un voluntario veterano, Valera Oeredypkin, de 75 años, que se encarga de darnos un paseo alrededor de la carpa.

Nos muestra fotos de los guerreros del Maidán que hace ocho años también se enfrentaron a las temidas fuerzas de seguridad, las berkut, en Járkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania y que cuando la ocupación estuvo por poco tiempo bajo control ruso. Muchos de ellos perdieron la vida, pero sus fotos se mantienen sobre las tablas de madera que rodean la tienda.

«El conflicto no estará resuelto hasta que recuperemos las ciudades de Donesk y Lugansk, ambas ocupadas por los militares rusos», dice el hombre que a pesar de haber vivido durante la Unión Soviética no echa de menos vivir bajo el socialismo ruso.

« Ahora somos libres. Queremos ser parte de Europa. No me quiero morir sin ver a Ucrania ser parte de la Unión Europea», asegura el voluntario y niega que vaya a haber guerra. «Putin no va a invadirnos son puras amenazas», zanja.

La carpa se mantiene abierta todos los días del año. En su interior, los voluntarios tienen colchones y estufas en las que dormir y preparar comida. Comentan que todos los días vienen a por el dinero y que la gente es donan cada vez que pasan caminando por allí. «Es importante la colaboración si queremos ganar esta guerra», manifiesta.

Ver los comentarios

Temas

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.