Press "Enter" to skip to content

Spotify condena los insultos racistas del ‘podcast’ antivacunas de Joe Rogan, pero no cancela su programa

El locutor estadounidense Joe Rogan, en diciembre del año pasado en Las Vegas (Nevada, Estados Unidos).CARMEN MANDATO (AFP)

El vídeo dura 23 segundos y en él se escucha decir 27 veces la palabra nigger (manera despectiva y ofensiva de referirse a los afroamericanos en Estados Unidos) a Joe Rogan, en el ojo del huracán desde que Neil Young anunció que retiraría su catálogo de Spotify si tenía que seguir compartiendo plataforma con el famoso locutor estadounidense. Las pegas del legendario compositor de rock, cuyas canciones ya no se pueden escuchar en la empresa de streaming, no tenían que ver con su inclinación por el insulto racista de Rogan, sino con su simpatía hacia las teorías conspirativas sobre la pandemia y los bulos antivacunas sin base científica.

La difusión del vídeo, un montaje hecho a partir de 12 años de perlas racistas, obligó al fundador y director ejecutivo de Spotify, Daniel Ek, a condenar “enérgicamente” el domingo esos insultos en una carta enviada a sus trabajadores a la que tuvo acceso la agencia Reuters. Ek se reafirmó, con todo, en su decisión de continuar albergando el podcast de Rogan, por el que Spotify firmó un contrato de 100 millones de dólares (87,5 millones de euros).

El locutor se había disculpado ya el sábado, en un video dirigido a sus 14,5 millones de seguidores de Instagram. En él, Rogan lamenta tener que emitir ese comunicado, el “más arrepentido y vergonzoso” de su vida pública. “Verlo es jodidamente horrible, hasta para mí”. Alega en su descargo que “hace mucho tiempo” que no dice el polémico término y que los fragmentos corresponden a conversaciones sacadas de contexto, en las que se refería “al modo en el que otra gente usaba la ‘n word [del cómico Richard Pryor a los personajes de Pulp Fiction]”.

“La palabra que empieza con la ene” es el eufemismo empleado en este país para decir nigger sin decirlo, que en español puede traducirse como negrata, de tan ofensivo como resulta en la sociedad estadounidense que un blanco la emplee. Sobre eso también teoriza Rogan en el video de disculpa, en el que explica que algunas de las veces que empleó el término fue para destacar la singularidad de un vocablo que solo resulta “racista o tóxico” cuando lo utiliza parte de la sociedad. “Solo un grupo de gente puede usarla, y puede hacerlo de muy diversas maneras. Una persona negra puede soltarla como parte de un chiste, como un apelativo cariñoso o en la letra de una canción de rap”, añade Rogan.

El propio locutor fue quien decidió, según aclara Ek en el memorando interno, eliminar de Spotify varios episodios antiguos del podcast The Joe Rogan Experience con esas problemáticas referencias. Lo hizo tras mantener “conversaciones con directivos de Spotify”. “Si bien condeno enérgicamente lo que ha dicho Joe… Quiero dejar un punto muy claro: no creo que silenciarlo sea la respuesta”, defiende Ek en el texto.

El consejero delegado de la compañía sueca se reafirmó en sus ideas sobre cómo deben aplicarse políticas de moderación de contenidos (tiene que haber límites, cree, y actuar en consecuencia cuando estos se cruzan), pero al mismo tiempo consideró peligroso eliminar programas. Rogan fichó por Spotify en 2020, con la pandemia ya en marcha. Es una de las grandes apuestas de la empresa para competir en el floreciente negocio del audio.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

La decisión de Young de no compartir cuarto virtual con el locutor ha puesto en aprietos a Spotify. Varios músicos y otras personalidades públicas han retirado sus catálogos y propuesto diversas formas de boicot al servicio de streaming. El rockero canadiense se despidió con esta frase: “Espero que otros artistas hagan lo mismo y se vayan de Spotify”. Una compañera de generación, Joni Mitchell (Alberta, Canadá, 78 años), lo siguió. “Gente irresponsable está difundiendo mentiras que están costando vidas. Todo mi apoyo y solidaridad con Neil Young y la comunidad científica y médica”, dijo la venerable cantautora después de retirar sus canciones.

Después se sumaron el guitarrista Nils Lofgren, la cantante de soul India.Arie, y David Crosby, Graham Nash y Stephen Stills, que a finales de los sesenta fueron compañeros de banda de Young en Crosby, Stills, Nash & Young. Esta crisis también ha servido para sacar a relucir una vez más los escasos ingresos que los músicos obtienen de la reproducción de sus canciones en Spotify.

Entre los críticos con pedigrí que han dado un paso adelante en estas semanas, destacan el príncipe Enrique de Inglaterra y su esposa, Meghan Markle, que expresaron públicamente su “preocupación” porque la plataforma dé pábulo a bulos pandémicos. En enero, 270 médicos y científicos estadounidenses habían reprochado en una carta a Spotify el daño que causan a la credibilidad de la ciencia emisiones como la de Rogan.

Spotify perdió más de 2.000 millones de dólares en valor de mercado la semana pasada como consecuencia de la polémica. Para tratar de atajar la crisis de imagen, la empresa anunció que va a tomar medidas para combatir la desinformación sobre la covid-19, que, por el momento, se limitan a mostrar un aviso en los programas que aborden el coronavirus. La compañía también ha anunciado que destinará 100 millones de dólares para música y contenido sonoro de colectivos históricamente marginados, en un intento por impulsar a creadores de diferentes orígenes, según se puede leer en la carta obtenida por Reuters.

Suscríbase aquí a la newsletter de Newsfresh América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.