Press "Enter" to skip to content

España vuelve a topar con Portugal y luchará por el bronce en el Europeo de fútbol sala

  • La selección de Fede Vidal se adelantó por 0-2, pero acabó rendida al empuje de los lusos, su verdugo en las dos últimas citas

  • “El gol de penalti de Bruno Coelho nos ha traído fantasmas”, reconoce Sergio Lozano

Portugal ha vuelto a ser la bestia negra de la selección española de fútbol sala. El equipo de Fede Vidal desperdició una ventaja de dos goles (3-2) en las semifinales del Europeo y tendrá que luchar por el bronce contra Ucrania, que perdió contra Rusia un partido con mucho morbo pero disputado sin ningún tipo de sobresalto. España ha subido al podio en las 11 ediciones disputadas hasta ahora (7 oros, 2 platas y 2 bronces).

España tenía un mal recuerdo de Portugal, su verdugo en la prórroga en la última final continental y también en cuartos de final del Mundial del año pasado. Toda una final adelantada que se puso de cara a los 17 segundos con un gol de Raúl Gómez a pase de Sergio Lozano. Inmejorable inicio.

Portugal no dudó en volcarse en ataque, pero la mejor defensa del torneo resistía, a veces con ayuda, como una acción en la que Pany Varela disparó dos veces seguidas al palo. España achicaba aguas e iba sumando faltas. Cometió la quinta con 8:40 por jugar, pero cuando peor pintaban las cosas llegó el 0-2. Mellado sacó una falta lateral hacia Chino, que se vio sin marca y le dio igual la distancia. Disparó y André Sousa no pudo reaccionar a tiempo, tapado por varios jugadores.

Los “fantasmas”

Pero dos goles de ventaja con Portugal no son garantía de nada. En el Mundial de Lituania España también se puso 2-0 y el partido acabó 2-4 en la prórroga. Antes del descanso el combinado luso volvió a topar con la madera y tras la reanudación siguió empujando a una España que sufría, perdía demasiado la pelota y vivía un paso más atrás a cada minuto que pasaba.

Fruto de esa insistencia, Portugal recortó distancias con penalti transformando por Bruno Coelho. Mal presagio. La final del último Europeo ya se decidió en contra de España con un lanzamiento de seis metros del jugador del FF Napoli. Ese mal recuerdo pasaba por la cabeza de los españoles (“nos ha traído fantasmas”, reconoció Lozano”) cuando, 1 minuto y 14 segundos después, Zicky Té empataba el marcador con un trallazo tras marear a su marcador en la frontal.

Zicky Té, diferencial

Solo el mazazo del empate empujó a España a salir de su rincón e ir en busca de una victoria que sin embargo caería del lado portugués con otro gol de Zicky Té (que ya marcó ante el Barça en la final de Champions), esta vez rematando casi sin querer con el pubis un disparo de un compañero. El imponente jugador del Sporting de Lisboa, campeón en el último año de la Liga, la Copa y la Supercopa portuguesa, de la Champions y del Mundial con su selección, sentenció el pase de Portugal a la final.

Noticias relacionadas

España, que solo había encajado cuatro goles en todo el torneo, tenía 1.19 minutos para buscar el empate, pero el golpe ya había sido definitivo. “Es una decepción, veníamos con ganas de hacer algo bonito, algo grande, porque la línea era muy buena, pero en la segunda parte no hemos sido capaces de aguantar el marcador”, explicaba Lozano. “Ellos han querido ir más y no hemos sido capaces de contrarrestar su ímpetu. Estábamos más pendientes de no regalar ocasiones que se seguir jugando“, reconoció.

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.